S 18 Camino Real Pal Pino

Piletas - El Román - SJ Alamo - Teror

S 18 Camino Real Pal Pino  -  Piletas - El Román - SJ Alamo - Teror


 

Fue uno de los caminos más importantes para llegar a Teror, pues además de los peregrinos, lo usaban transeúntes y bestias. También fue usado por la Virgen del Pino en sus idas y venidas a la ciudad, incluso en 1677 se construye una pequeña ermita para que la Virgen descansara en San José del Álamo. Mandada a construir por Juan Coello de Portugal, gobernador y capitán de guerra.

A día de hoy, este camino lo comenzaremos en la barriada de Piletas, justo en los aparcamientos de una conocida cadena de supermercados. En la misma acera, iremos dirección a la ciudad, y en unos 420 metros nos encontraremos con una rotonda. En ella, iremos hacia la derecha, dejando una farmacia atrás, por la Calle Galilea.

Tras ir por toda esta calle, en el pto. Km 0,920 metros nos encontraremos con un cruce, en el cual tomaremos la salida de la izquierda, por la calle Simón Cananeo.

Seguiremos recto hasta alcanzar un cruce. Ahí veremos un parque a mano derecha. Estamos en el pto. Km 1,080 metros. Ahora iremos por la izquierda, por la calle Párroco Jorge Casero. Al final de la calle, (pto. Km 1,480 metros), entraremos en un sendero de tierra. Si miramos a la izquierda veremos abundantes tierras de cultivo, normalmente sembradas de hortalizas. Es una zona donde también podremos observar gran cantidad de estanques, los cuales surten de agua a todos los cercados durante el año. Más adelante (Pto. Km 2,600 metros) atravesaremos una pista de piedras y cemento, seguiremos de frente. Iremos viendo en toda esta zona una gran cantidad de tuneras. Tuneras que suministraban y suministran tunos indios y que servían de sustento a todos los transeúntes que pasaban por el lugar.

Al final del camino (Pto. Km 3,120 metros) nos tropezaremos con una pista de cemento. Al llegar ahí, cogeremos la Calle Zafiro para continuar con nuestra marcha. Justo al final de esta calle empezará una subida de piedras, esa será nuestro nuevo paso. En la subida veremos varios estanques y zonas de invernaderos donde se cultivan plataneras. Al terminar esta primera parte de ascenso, llegaremos a una zona donde avistaremos la zona de ocio y asaderos de San José del Álamo a la derecha. Justo en ese punto tomaremos el camino de la izquierda para seguir con la subida.

Durante este trayecto pasaremos por una zona de Eucaliptus, dejándolos a la derecha, y que nos servirán para descansar bajo su sombra en días de calor, o guarecernos en días de lluvia. Un poco mas arriba llegaremos a una pista de cemento, y tomaremos como referencia la vivienda con el número 6. Subimos por esa pista de hormigón para luego girar a la derecha y ya toparnos con la carretera general (GC-211). Ahora, subiremos por esta carretera unos 330metros, donde en una curva de izquierda nos desviaremos por la entrada de cemento que nos encontraremos a la derecha. Justo unos pocos metros después de entrar, giraremos a la izquierda por la calle Camino Real del Pino. Ascenderemos unos 100 metros hasta alcanzar de nuevo la carretera general (GC-211). Avanzaremos dirección al Cruce de Lo Blanco, que será nuestro siguiente punto de paso. Aquí hay diferentes tiendas donde poder comprar algún refrigerio o algo de comida, así como algún restaurante. Una vez esto, seguiremos por la carretera dejando el Bar El Cruce a la izquierda. Ahora no abandonaremos esta dirección en aproximadamente dos kilómetros, donde llegaremos a un cruce en el cual giraremos a la izquierda por la calle La Higuera. Por ella, subiremos por esta carretera sin coger ninguna desviación.

Al finalizar la subida, y tras unos pocos metros de bajada, cogeremos hacia la derecha. Este bonito camino empedrado nos llevara hacia el Puente del Molino. Es el puente más antiguo que se conserva en la isla de Gran Canaria. El Puente del Molino de Abajo -así conocido porque junto a él se ubica un antiguo molino de agua del siglo XVII- fue construido entre 1824 y 1828, costeado por la Mayordomía del Pino y la colaboración del vecindario. La construcción del puente supuso una importante mejora en la comunicación de Teror con la capital de la isla y los barrios del municipio situados al otro lado del cauce del Barranco del Pino. La carretera hasta la capital se construiría unos años más tarde, entre 1882 y 1895.

Una vez atravesado el puente, giraremos en la primera salida a la izquierda. Esa será nuestra última vía hasta la llegada al centro histórico de Teror.

Unos pocos cientos de metros después de este ultimo giro, esta la entrada hacia la fuente agria, la cual podemos visitar. Es el manantial que mayor fama ha dado al municipio a lo largo de su historia por sus excelentes aguas minero- naturales. Está situada en el Barranco de Teror, a menos de un kilómetro del Casco Histórico, y en el mismo camino de mar a cumbre. Durante siglos, el agua de la Fuente ha abastecido a varias generaciones de terorenses, y ha sido una de las principales riquezas naturales del municipio. Todavía son muchos los vecinos de Teror que se acercan al manantial a buscar agua con sus garrafas y botellas. Sin embargo también son muchos los que por comodidad prefieren comprarla embotellada por la empresa municipal, que desde 1982 gestiona directamente la comercialización de los sobrantes de agua en beneficio del pueblo de Teror. En varias ocasiones el agua de la Fuente ha recibido
importantes distinciones por sus propiedades y en 1928 fue declarada de Utilidad Pública dentro del grupo de aguas minero medicinales. En 1916 se acondicionó los exteriores de la Fuente con el frontis de cantería, que muestra al manantial como un monumento de la naturaleza. Si decidimos asistir a la fuente, volveremos sobre nuestros pasos para seguir con el ascenso hasta llegar la Plaza de Nuestra Señora del Pino, a través de la calle de La Escuela.
 

Archivos de descarga